Los inversores de hoy en día se preocupan por algo más que dinero.

En usproinvestment les decimos a nuestros inversores y lectores que nuestros post son importantes, pues este no es la excepción y es sumamente importante ya que puede cambiar el mundo.

Ya sea que se trate de individuos o instituciones, como los fondos de pensiones, las decisiones sobre dónde colocar el dinero están determinadas por algo más que el rendimiento financiero potencial.

Las inversiones deben cumplir cada vez más con un conjunto estricto de criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Estos consideran cosas como la huella de carbono de una empresa o un activo, la forma en que se trata a los trabajadores y la transparencia de las decisiones tomadas a nivel de directorio.

Algunos inversores incluso estánrastreando sus inversiones en índices de acciones éticas, que combinan el precio de las acciones de una empresa con su rendimiento de ESG para dar una «puntuación ética».

Hay tres grandes tendencias que impulsan este movimiento hacia la inversión ética, que en conjunto dan a las empresas un mayor impulso para construir un mundo más sostenible.

Estos son: la preocupación por el impacto potencial de una inversión en el cambio climático; el sólido desempeño financiero de las inversiones sostenibles; y un cambio generacional en la actitud hacia las inversiones éticas.

Singapur es un ejemplo de cómo se pueden hacer inversiones sostenibles en infraestructura.

El cambio climático como prioridad

Las crecientes preocupaciones de los inversionistas sobre el cambio climático se pueden ver más claramente en el fuerte aumento de dinero que fluye hacia activos como las energías renovables y el transporte sostenible desde el acuerdo de cambio climático COP21 en París en 2015.

En Francia, por ejemplo, hubo un crecimiento del 213% en las inversiones relacionadas con la sostenibilidad en los años anteriores y posteriores a la COP21, según un informe de 2016 de Eurosif, el organismo europeo que promueve la inversión responsable y sostenible.

Este crecimiento de la energía sostenible y la inversión en transporte también se debe a una gran necesidad de dicha infraestructura.

El gasto global en infraestructura aumentará de US $ 4 billones al año en 2012 a $9 Billones al año 2025.

En mercados establecidos como los Estados Unidos y Europa, la infraestructura envejecida y contaminante debe ser reemplazada por tecnologías modernas y de eficiencia energética.

En mercados en desarrollo como Asia, se necesita una nueva infraestructura de transporte y energía para mantener el ritmo del rápido crecimiento económico de la región.

Asia absorberá al menos el 60% del gasto mundial en infraestructura de $ 9 billones por año.

Y muchos países quieren asegurarse de que la nueva infraestructura que están instalando sea la tecnología más eficiente y sostenible de energía disponible en la actualidad.

Singapur es un excelente ejemplo de esto, como lo destaca una serie de proyectos realizados por el Grupo Mitsubishi Heavy Industries (MHI).

Los trenes sin conductor, llamados “Automated People Movers”, sirven al aeropuerto de Changi, mientras que Light Rail Transit transporta a las personas que viajan diariamente a los barrios suburbanos. Los autos conducen bajo sistemas de peaje electrónico diseñados para aliviar la congestión en la hora pico en la ciudad.

Además, gran parte de los residuos de la isla se procesan en una planta de conversión de residuos a energía con uno de los incineradores más grandes del mundo, y se está trabajando en una planta de recuperación de agua mejorada que será más eficiente en el uso de la energía y producirá biogás para generar energía.

Ganancias financieras

Además de las preocupaciones sobre el cambio climático, los inversores se están moviendo cada vez más hacia inversiones más sostenibles porque quieren construir un historial de desempeño financiero sólido.

Las empresas con características ambientales o sociales favorables han superado en promedio a las empresas con características negativas en estas áreas, según un estudio de Hermes Investment Management.

Esto no es sorprendente cuando se considera solo un elemento de los perfiles ambientales de la mayoría de los activos y negocios; eficiencia energética.

Solo en el Reino Unido, las medidas de eficiencia energética en los sectores industrial, de servicios y doméstico ayudaron a impulsar la economía en £ 1.7 mil millones durante un periodo de cinco años.

Y tan pronto como se sumerge en los aspectos específicos de la tecnología de eficiencia energética, queda claro cómo se pueden ahorrar tales sumas de dinero.

Por ejemplo, las turbinas de gas de ciclo combinado (CCGT) son la forma más eficiente y limpia de generar electricidad a partir de gas natural.

Primero se quema gas en una turbina de combustión y luego se usa el calor del escape para impulsar una turbina de vapor. Capturar este calor residual ayuda a que los CCGT sean una vez y media más eficientes que las turbinas que solo queman gas.

La turbina de gas enfriada por aire de la serie J de Mitsubishi Hitachi Power Systems, la M501JAC, es un buen ejemplo, logrando una eficiencia energética de más del 64%.

Esto ayuda a que las centrales eléctricas de gas sean más verdes al reducir las emisiones de carbono. También reduce la cantidad de gas natural consumido para generar cada kilovatio de electricidad, reduciendo significativamente el combustible total y los costos de funcionamiento de una planta de energía.

La preocupación por el cambio climático está impulsando las inversiones en infraestructura

Cambio generacional

El tercer y último motor de cambiar las actitudes de inversión es la diferencia entre las generaciones posteriores en cuanto a cómo consideran las inversiones éticas.

El 51% de los «baby boomers» (la generación nacida entre 1946 y 1964, que actualmente posee la mayor parte del capital de inversión) cree que los factores ambientales y sociales desempeñan un papel importante en las decisiones de inversión, de acuerdo con la Encuesta de información y riqueza de US Trust .

Esta cifra, registrada en 2016, fue un 5% más alta que solo dos años antes, lo que refleja la influencia de eventos mundiales como la COP21.

Sin embargo, esta actitud cambia dramáticamente cuando se mira a los hijos y nietos de los baby boomers nacidos en la generación del milenio entre 1981-1995: el 93% de los millennials creen que los factores sociales o ambientales juegan un papel importante en las decisiones de inversión.

Se espera que la transferencia de la riqueza de los baby boomers a la generación del milenio sea la más grande en la historia, con 30 billones de dólares.

A medida que esto sucede, parece probable que los factores ambientales y sociales dominen cada decisión importante de inversión y se conviertan en un pilar fundamental de cómo conducimos los negocios.

El presente post es una traducción del inglés publicado en la web https://spectra.mhi.com Donde John McKenna ha escrito este periodista de negocios galardonado con experiencia especializada en los sectores de energía, infraestructura e industria, las historias de John han aparecido en los principales periódicos británicos, como The Times y The Daily Telegraph.

En usproinvestment hemos querido traer este interesante artículo el cual está originalmente escrito y publicado en inglés, lo traemos para que nuestros inversores y lectores puedan saber más, si te ha gustado, comparte, sigue nuestras redes sociales y exprésate en la caja de comentarios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.